Existen numerosas prácticas de seguridad online, y algunas ya las practicamos de forma inconsciente. Pero otras se nos olvidan, especialmente cuando usamos sistemas operativos como Windows, que tienen bastantes vulnerabilidades. Veamos algunos consejos.

1. Cuenta con un buen antivirus, firewall y cualquier programa que te proteja de vulnerabilidades.

2. No entres directamente en enlaces de webs desde el email, a menos que sea absolutamente necesario, sino que escribe su dirección directamente en el
navegador (Chrome, Firefox, Internet Explorer o el que tengas). No abras links sospechosos (ni aunque te diga algún amigo que lo hagas).

3. No descargues archivos que te envíen, ni siquiera de personas de confianza, a menos que descubras que son de fiar. En todo caso, siempre pasa el antivirus.

4. Compra en tiendas online de confianza, a vendedores con una gran reputación o en sitios donde tengas la seguridad de que hay alguien de quien tengas alguna referencia o puedas localizar personalmente o por teléfono.

5. En Internet, solo da los datos que sean estrictamente necesarios y en sitios de confianza. Sabrás reconocer en qué sitio se debe hacer cada cosa, y donde tengas dudas no lo hagas.

6. Descarga las aplicaciones desde sus sitios oficiales, y no desde otros. Has de tener en cuenta que, incluso en ocasiones ni si quiera lo reconoce el antivirus, algunas aplicaciones o programas pueden contener alguna vulnerabilidad, algún virus o gusano que afecte tu ordenador.

7. No te preocupes por el aviso de cookies que aparece cada vez que entras en una página. Las empresas que te avisan es porque cumplen con la ley y están actuando como es debido.

8. Si vas a entrar en webs donde puede haber mucho peligro o publicidad, utiliza un bloqueador de publicidad y anda con precaución, aunque lo ideal es que evites estas web.

9. Mantén siempre actualizado tu ordenador, tu navegador, tu antivirus y todo en general.

10. Incluso aunque entres desde un dispositivo móvil, como smartphone o tablet, extrema las precauciones al máximo y sigue todos los consejos anteriores que puedas.

Siguiendo unas sencillas pautas cada vez que entras en Internet, que no te llevarán mucho, puedes mantener tu ordenador, tus datos y tu dinero seguros. Puede que no pase nada si lo haces, pero lo más probable es que si no te preocupas de la seguridad online, te expongas a alguno de los muchos peligros que hay en la red.

 

Vía Gadae Netweb