El Tribunal Supremo valida como prueba de un atraco la grabación de las cámaras exteriores de una joyería