El 70% de los archivos maliciosos que reciben las empresas en España se produce a través de correo electrónico