Los Mossos d’Esquadra han desarticulado un grupo criminal y detenido a tres hombres que, supuestamente, se hacían pasar por repartidores para robar en empresas logísticas de Cataluña, para lo que empleaban furgonetas con el logotipo de compañías de mensajería e incluso el uniforme de trabajo de las mismas.

Los tres detenidos son de nacionalidad española, de 32, 33, y 34 años, uno de ellos vecino de Badalona (Barcelona), y los otros dos con domicilio desconocido. A los tres se les imputan los delitos de pertenencia a grupo criminal, uno de robo con violencia, otro de robo con fuerza y, como mínimo, otros doce por hurto. La investigación del caso, indican los Mossos, comenzó en noviembre en Tarragona tras un robo con fuerza en una empresa del polígono industrial Riu Clar de Tarragona perpetrado por cuatro individuos que llegaron al lugar en furgoneta, forzaron la puerta de la compañía, y se llevaron un palé con material electrónico valorado en unos 4.500 euros.

Desde entonces, se registró un aumento de los hurtos en la zona, sobre todo en empresas de mensajería con almacenes para paquetes pequeños, la mayoría ejecutados con el mismo patrón. Los hurtos se llevaban a cabo en empresas con un volumen de trabajo elevado, lo que hacía que las puertas de los almacenes estuvieran abiertas durante todo el turno de trabajo para facilitar la entrega de paquetes.

Los ladrones aprovechaban esa circunstancia y se personaban en los almacenes con una furgoneta con características idénticas a las que utilizaban los repartidores y con uniforme de trabajo, lo que les permitía moverse por las naves, cargar cajas y paquetes rápidamente y marchar discretamente del lugar.

Los Mossos atribuyen a los detenidos doce hurtos cometidos con esta metodología, la mitad en Tarragona y los demás en Reus, Constatí, L’Hospitalet de Llobregat, Terrassa, Tàrrega y Roda de Ter.La policía catalana considera que el grupo es autor también de un robo con violencia en L’Hospitalet, ya que sus integrantes fueron sorprendidos por un trabajador del almacén y, tras forcejear con él y otros empleados, estuvieron a punto de atropellarlo con la furgoneta con la que se dieron a la fuga.

Los Mossos destacan, además, la facilidad que tenía este grupo para conseguir furgonetas y adecuarlas con distintivos de empresas de mensajería. La detención de los tres hombres se llevó a cabo en Santa Oliva (Tarragona). A uno de ellos, un hombre de 35 años residente en Badalona, se le considera el líder del grupo.

La policía subraya que la investigación sigue abierta y no descarta nuevas detenciones.Los arrestados, que en conjunto suman un centenar de antecedentes policiales, pasaron el jueves a disposición judicial en El Vendrell. Los dos hombres de 33 y 34 años quedaron en libertad con cargos mientras que el de 32 ingresó en prisión por una requisitoria de otra causa.

Vía El País