2020 ha sido un año duro de «mucho trabajo y adaptación donde el concepto de resiliencia se ha materializado en el día a día», señala Javier Montoya Tomás, director de Seguridad de Aguas de Barcelona, quien en esta entrevista con Cuadernos de Seguridad explica el trabajo llevado a cabo en esta crisis por la Dirección de Seguridad que «trabaja con todos los ámbitos de la empresa apoyando la operativa diaria, participando en la estrategia empresarial y colaborando en la evaluación y gestión de riesgos». Montoya Tomás analiza también la implantación de nuevas tecnologías en el ámbito de la seguridad.

—¿Cuáles han sido los grandes retos que ha tenido que asumir el Área de Seguridad de Aguas de Barcelona ante la crisis Covid-19?

—Aguas de Barcelona gestiona el servicio de abastecimiento de agua potable en Barcelona y 22 municipios más de su entorno, y el de saneamiento y depuración de aguas residuales a todos los municipios del área metropolitana de Barcelona. Cuando el gobierno de España declaró el estado de alarma, nombró el ciclo integral del agua como servicio esencial, y con ello la obligación de los operadores como nosotros de mantener los servicios en funcionamiento.

La Dirección de Seguridad se concibe, desde el principio, bajo el concepto de seguridad integral, combinando y alineando seguridad física, lógica (IT), industrial (OT). Se trata de una dirección totalmente transversal que trabaja con todos los ámbitos de la empresa apoyando la operativa diaria, participando en la estrategia empresarial y colaborando en la evaluación y gestión de riesgos, y esto ha sido así también durante la pandemia.

Por la parte de ciberseguridad, hemos acompañado a la Dirección de Sistemas en la tarea de hacer que todos los empleados que podían teletrabajar lo pudieran hacer y de forma segura, sin rebajar los controles de seguridad. También hemos lanzado distintas campañas de mensajes a los usuarios, reforzando los conceptos de protección frente a ataques y fraudes ciber que han proliferado notablemente durante el pasado año.

Por la parte de seguridad física, definimos un nuevo protocolo de control de accesos «Covid-19» con control de temperatura corporal y rutas de acceso y salida segregadas a los edificios.

Vía Cuadernos de Seguridad