En diferentes países como Reino Unido, España y Chile, hay normas vigentes que hacen obligatoria la confirmación de alarmas para generar una respuesta por parte de los órganos policiales. Por ello la vídeo verificación de alarmas es indispensable, pero no todos los sistemas son iguales y el resultado puede ser diferente, conllevando consecuencias importantes para el usuario final. ¿En qué se diferencia la vídeo verificación de un evento con una solución con grabadores?

Cada segundo es importante. Tener una verificación de alarma inmediata es posible en los sistemas de seguridad que integran vídeo verificación con base en alguna plataforma Cloud.

Ante una alarma, la Central Receptora recibe la notificación y puede ver en tiempo real la imagen o vídeo del evento, inclusive pudiendo contrastarla con la imagen o vídeo pre-evento, verificando in situ y de forma segura si se trata de una falsa alarma o no, y actuando en consecuencia.

Por otro lado, en los sistemas de alarma que utilizan sistemas con grabadores no integrados, la Central Receptora de Alarmas después de recibir la alarma tiene que acceder a otra plataforma para localizar, manualmente, el momento de la alarma para verificarlo.

A diferencia de la vídeo verificación, esta detección puede llevar algunos minutos; pudiendo ser el tiempo fundamental en muchos casos para evitar intrusiones, parar intrusos e informar a los usuarios finales de la situación en sus instalaciones.

Imágenes y vídeo siempre disponibles ante cualquier circunstancia. Otras situaciones que pueden darse con los sistemas de CCTV son los posibles problemas que pueden sufrir las cámaras y el grabador, como ataques vandálicos, robo, etc. Ante situaciones de este tipo, con un sistema tradicional, podría ocurrir que se perdieran las imágenes y vídeos para poder llevar a cabo la verificación de la alarma, careciendo de sentido, por tanto, el sistema en sí. En cambio, mediante la vídeo verificación integrada en Cloud, las imágenes y los clips de vídeo estarán siempre disponibles.

Instalación rápida y menos manutención. Otra de las principales razones para elegir estos sistemas, es la rapidez para instalarlo, gracias a la inclusión de tecnologías como la conectividad P2P, economizando tiempo con una simple configuración que no requiere configuración del router.

Esto representa una oportunidad única para los instaladores profesionales de realizar instalaciones de cámaras IP sin ninguna necesidad de formación adicional o conocimiento especializados. Asimismo, estas instalaciones comportan menos visitas de manutención en comparación con los otros sistemas de CCTV, que requieren una configuración in situ ante cualquier cambio que afecte al sistema.

Vía Cuadernos de Seguridad