Estos datos fueron ofrecidos durante la rueda de prensa virtual ofrecida por la compañía, y en la que Mario García, director general de Iberia, y Eusebio Nieva, director técnico para España y Portugal, analizaron las claves de la ciberseguridad en la nueva realidad de trabajo mixto posterior a la pandemia, los principales riesgos asociados y retos que tienen ante sí las empresas.

Mario García habló acerca del estado actual de la ciberseguridad en lo relativo a los nuevos entornos de trabajo, que se caracterizan por su flexibilidad y la movilidad de datos, dispositivos y empleados.

“En líneas generales las empresas no están preparadas para hacer frente a los retos y peligros que supone la combinación del trabajo presencial y telemático. De cara a la “nueva normalidad”, las prioridades de las empresas no sólo deben centrarse en implementar las herramientas y métodos de trabajo que permitan mantener su negocio activo, sino que estos procesos deben reforzar e ir acompañados de una estrategia de ciberseguridad consolidada, hiperescalable y enfocada en la accesibilidad y movilidad de los datos”, señala García.

Principales riesgos para la información corporativa en la nueva realidad

Eusebio Nieva, director técnico de Check Point para España y Portugal, repasó las claves en materia de protección de información corporativa en la nueva realidad de trabajo, en el que se ha descentralizado el centro de trabajo favor de múltiples ubicaciones. En este sentido, destacó que, según datos del informe, el 65% de las empresas bloquea el acceso a la información corporativa que se produce desde equipos que no trabajaban dentro de la VPN corporativa.

Sin embargo, todavía existe un amplio porcentaje de negocios (35%) que no han implementado este tipo de tácticas de seguridad, por lo que dejaban la puerta abierta para utilizando la pandemia del Covid-19 como gancho (55%)

Como consecuencia del nuevo escenario hacia el que las empresas españolas se dirigen, las vías de comunicación son uno de los principales canales a securizar, no sólo en el caso de uso de aplicaciones de videollamada, sino también en servicios corporativos como el mail.

De hecho, desde Check Point advierten que en un 46% de los ataques que han sufrido las empresas españolas durante el último mes el email ha sido el vector de ataque, lo que refleja una vez más cómo las bandejas de entrada unidos a la falta de formación y de conciencia de ciberseguridad de los empleados tienen un peso muy relevante dentro de esta ecuación.

Reforzar la protección de los entornos cloud y los dispositivos móviles

Según los datos de la encuesta de Check Point, más del 86% de los participantes afirman que el mayor desafío en materia de TI durante la pandemia ha sido la migración hacia el teletrabajo, mientras que un 62% identificó los accesos en remoto a la información como otro de los principales quebraderos de cabeza, seguido de la protección de los end point (52%).

Por este motivo, desde la compañía advierten de la necesidad de diseñar e implementar una estrategia de ciberseguridad basada en la proactividad y prevención de amenazas que permita securizar todos los dispositivos dentro de la red corporativa.

“En la actualidad, nos enfrentamos a la 5ª y 6ª generación de ciberamenazas, las más avanzadas de la historia, que destacan por ser multivectoriales, capaces de propagarse a gran escala y lo suficientemente sofisticadas como para evadir las principales medidas de seguridad”. señala Eusebio Nieva.

Nieva añadió: “Es fundamental que las compañías entiendan que el campo de ataque que los cibercriminales tienen disponible ha aumentado, por lo que contar con herramientas de ciberseguridad capaces de hiperescalar y ofrecer nuevas capas de protección para más dispositivos y puntos de conexión es fundamental”, añadió.

 

Via Cuadernos de Seguridad