Estos factores resultan de una combinación de transformaciones incrementales y disruptivas en el entorno empresarial para los proveedores de seguridad privada tanto en términos de cambios en la demanda del mercado como en los modelos de negocio y operaciones, así lo afirma el último informe publicado por el Conferation of European Security Services (CoESS)

El estudio detalla que la industria de la seguridad privada se va a tener que enfrentar a una serie de retos tanto inmediatos por la velocidad de evolución del sector como de cara a los próximos años:

El primero de los desafíos es acelerar la integración de la protección tradicional en el sitio con la protección remota y móvil, respaldada por las nuevas tecnologías. Por otro lado, el sector de la seguridad privada deberá hacer frente al cambio demográfico y al envejecimiento de los trabajadores.

El tercer desafío es atraer y potenciar entre los jóvenes la importancia de la seguridad privada. Otro reto para la industria es ajustarse a los cambios en los tipos de trabajo debido a la automatización y digitalización que provocará la desaparición de algunos puestos para dar lugar a otros a los que se tiene que estar preparados.

Y, por último, la adaptación a una ampliación de las misiones emprendidas por la seguridad privada de las asociaciones público-privadas (APP) para garantizar una seguridad integral tanto a ciudadanos como a empresas.

Situación del sector de la seguridad privada

En términos generales, la industria de la seguridad privada en Europa ha mostrado un evidente crecimiento progresivo en paralelo con la situación económica europea. Las últimas dos décadas han estado marcadas por la crisis económica, las evoluciones tecnológicas, los cambios sociopolíticos y demográficos.

Actualmente, las exigencias tanto de los clientes como de nuestro entorno han hecho resurgir una nueva idea de la seguridad que pretende dar un paso más de la protección estática y transversal a incluir a la tecnología en el paradigma de las “soluciones de seguridad”.

Los recientes ataques terroristas en espacios públicos en Europa ha provocado un aumento de la demanda y la impresión de este sector en la concepción de la seguridad global. Una de las consecuencias de todo esto, es que la presencia de asociaciones públicas y privadas sean cada vez más necesarias. Además, cada vez más la seguridad privada trabaja junto a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado a pesar de la falta de un marco regulatorio para ello.

 

Vía Cuadernos de Seguridad